Las mejores 19 frases de Federico García Lorca

Si te has perdido en los laberintos del amor, la pasión y el dolor de la vida, probablemente hayas cruzado caminos con Federico García Lorca. Este granadino, nacido en 1898 en Fuente Vaqueros, no fue solo un escritor: fue un místico de las palabras, un artista que supo plasmar la esencia de la tierra andaluza y la complejidad del espíritu humano.

Irene Paredes

Frases de Federico García Lorca

  1. Quiero llorar porque me da la gana.
  2. La soledad es la gran talladora del espíritu.
  3. Dejaría en este libro toda mi alma.
  4. Tener un hijo no es tener un ramo de rosas.
  5. El más terrible de los sentimientos es el sentimiento de tener la esperanza perdida.
  6. Porque tú crees que el tiempo cura y que las paredes tapan, y no es verdad, no es verdad.
  7. Como no me he preocupado de nacer, no me preocupo de morir.
  8. Poesía es la unión de dos palabras que uno nunca supuso que pudieran juntarse, y que forman algo así como un misterio.
  9. El que quiere arañar la luna, se arañará el corazón.
  10. En la bandera de la libertad bordé el amor más grande de mi vida.
  11. La lluvia tiene un vago secreto de ternura, algo de somnolencia resignada y amable, una música humilde se despierta con ella que hace vibrar el alma dormida del paisaje.
  12. La agonía física, biológica, natural, de un cuerpo por hambre, sed o frío, dura poco, muy poco, pero la agonía del alma insatisfecha dura toda la vida.
  13. He huido tanto, que necesito contemplar el mar para poder evocar el temblor de tu boca.
  14. El hombre famoso tiene la amargura de llevar el pecho frío y traspasado por linternas sordas que dirigen sobre él los otros.
  15. Mira a la derecha y a la izquierda del tiempo y que tu corazón aprenda a estar tranquilo.
  16. Nada turba los siglos pasados. No podemos arrancar un suspiro de lo viejo.
  17. Hay cosas encerradas dentro de los muros que, si salieran de pronto a la calle y gritaran, llenarían el mundo.
  18. La poesía no quiere adeptos, quiere amantes.
  19. Desechad tristezas y melancolías. La vida es amable, tiene pocos días y tan sólo ahora la hemos de gozar.

Federico García Lorca: El poeta del alma andaluza

Desde los olivos y cipreses de su querida Granada hasta el bullicio de Nueva York y la bohemia de Madrid, Lorca buscó y encontró la inspiración en cada rincón. Su obra se tiñó de flamenco, de duende, de amores prohibidos y de tragedias. "Romancero gitano", "Poeta en Nueva York" y "La casa de Bernarda Alba" son solo algunas de las joyas que nos dejó, pero cada línea escrita por él destila una magia especial.

García Lorca no fue solo poeta, también fue dramaturgo y músico. Junto a amigos como Salvador Dalí y Luis Buñuel, se sumergió en la vanguardia artística de su tiempo, pero nunca perdió su raíz andaluza. La guitarra, el cante jondo y la tradición popular siempre estuvieron presentes en su vida y en su obra.

Sin embargo, más allá del artista, hay que hablar del hombre. Lorca vivió en una España convulsa, llena de contrastes y tensiones. Su homosexualidad, su política y su arte innovador lo convirtieron, a ojos de muchos, en un ser subversivo. Y fue esa combinación la que, trágicamente, lo llevó a un final prematuro. En 1936, en los albores de la Guerra Civil Española, fue arrestado y fusilado por fuerzas franquistas. Su cuerpo nunca fue encontrado.

Pero si algo nos ha enseñado la historia, es que las balas no pueden matar las ideas, y menos aún la poesía. La obra de Lorca ha trascendido fronteras y generaciones. Ha sido traducida, adaptada, cantada y representada en todos los continentes. Ha inspirado a artistas, activistas y soñadores.

En Lorca, encontramos la belleza y el dolor del alma humana, el lamento y la fiesta de un pueblo, la pasión de Andalucía y el grito universal de libertad. Así que, cuando leas sus versos o veas una de sus obras, recuerda al joven poeta de Granada, al amigo, al revolucionario, al eterno enamorado de la vida. Porque Federico, a pesar de su trágico final, nos dejó un legado inmortal: el de un corazón que late al ritmo de la poesía más pura y profunda.

Temáticas que trata Federico García Lorca

Tristeza Tiempo Libertad